Colegio San Agustín – El Paraíso

Visión 

    La VISIÓN del Colegio San Agustín queda formulada así: Ser un Colegio competitivo que responda activamente a los retos de excelencia educativa que demande la sociedad: formación en valores cristianos y agustinianos, excelencia académica, educación de personas crítico-reflexivas, conscientes de la importancia del aprendizaje como una actividad continua y vitalicia, aptos para el trabajo en equipo productivo, con capacidad para integrarse eficazmente a la vida, liderizando procesos de transformación social. Con educadores proactivos, investigadores y dispuestos al cambio. 

Misión

    La MISIÓN del Colegio San Agustín es: Asumir, como Comunidad Educativa, con sentido de responsabilidad y compromiso, los cambios que se están dando en la sociedad y buscar herramientas y recursos necesarios para brindar a los alumnos la oportunidad de prepararse de acuerdo a las nuevas exigencias y responder a ellas de manera eficaz. Potenciar una educación efectiva y eficaz, dentro del marco de una concepción de valores humano-cristianos, que genere procesos de enseñanza-aprendizaje donde se desarrollen y formen educandos seguros de sí mismos, honestos, responsables, solidarios, asertivos, creativos, críticos, reflexivos, interdependientes, participativos, resistentes a la frustración, con sentido de orientación ante el cambio, interiorizados, libres, productivos, agentes de cambio, innovadores, éticos y capaces de vivir en, con y para la sociedad.

    Incentivar en la Comunidad Educativa el espíritu de investigación; la resolución de problemas asociados a la búsqueda de una mejor calidad de vida y a la congruencia con su personalidad y proyecto de vida; mostrar tolerancia a la frustración, redefiniendo el fracaso como reto y oportunidad; fomentar actitudes positivas y éticas orientadas hacia la generación de conocimientos y valores cónsonos con los cambios tecnológicos, culturales y sociales.

Valores

    El Colegio asume los principios sobre los que se asienta un estado democrático, a saber: respeto a los derechos fundamentales y educación en la tolerancia y libertad, y apuesta además, por un proyecto de persona según el Evangelio y su identidad agustiniana, trasmitiendo y vivenciando en su comunidad valores fundamentales como el amor, la interioridad, la libertad, la solidaridad y la paz. A continuación, se describen estos valores.

Amor: Querer el bien para el otro de forma desinteresada, siendo el distintivo y el motor de la vida del ser humano. Interioridad: Según San Agustín (Proyecto Educativo, 2000), la interioridad es entrar dentro de uno mismo, en inquieta búsqueda de la verdad para llegar a la trascendencia.

Libertad: La libertad verdadera, según San Agustín, consiste en vivir liberado de todas las esclavitudes, esto es, de los vicios, defectos, y malas acciones, y en capacidad para hacer el bien con facilidad, es decir, amar a Dios y a los hermanos. La libertad se manifiesta cuando se procede con rectitud, cuando no se está atado a nada ni a nadie, siendo la responsabilidad una condición necesaria para la auténtica libertad.

Solidaridad: Vivir unidos a otras personas y grupos humanos compartiendo sus intereses y necesidades, compensando las limitaciones y fomentando la práctica de la justicia y la colaboración.

Paz: Según la filosofía agustiniana, va más allá del simple pacifismo, alcanza al ser íntimo de la persona y se fundamenta en la honradez, en la sinceridad, en la coherencia entre lo que se piensa y se vive, en la verdad, en la libertad, en la solidaridad, en la justicia, y en definitiva, en el amor. Es decir, la paz, no es ausencia o carencia de lo negativo, sino presencia de algo positivo. La institución proyecta una acción docente y educativa inspirada en una propuesta de valores concretizados y expresados en la vivencia de actitudes y normas coherentes con los mismos. Se trata de que la Comunidad Educativa – alumnos, docentes, padres y representantes- no sólo aprendan a pensar y a hacer, sino también a ser y compartir.

Interioridad: Según San Agustín (Proyecto Educativo, 2000), la interioridad es entrar dentro de uno mismo, en inquieta búsqueda de la verdad para llegar a la trascendencia.

Objetivos

    Desarrollar procesos educativos de calidad, de tal manera que nuestra Comunidad Educativa, fundamentada en los valores del Evangelio, se convierta en agente dinamizador del cambio, promueva la justicia, el trabajo productivo, la participación, la solidaridad y la organización, para dar respuesta a las necesidades de la persona, a la realidad de Venezuela y a la vida de la Iglesia.