Homenaje al Maestro Agustiniano

De una reivindicación propia nacida en 1936, conmemoramos el Día del Educador. Son los alumnos los que reivindican en su corazón y en sus recuerdos a sus apreciados profesores. No sería completa la eterna primavera del colegio si solo se escuchase la algarabía de su sola juventud, es necesario la presencia de quienes hoy reciben este pequeño tributo, constructores de esperanzas y de un mundo mejor.

Son nuestros compañeros, guías, nuestros paños de lágrimas y los arquitectos de nuestros sueños y en un día no muy lejano cuando alcancemos nuestros triunfos en las universidades de este ancho mundo, acudirán a nuestra memoria tantas frases consoladoras otorgadas por nuestros profesores, a nuestra mente juvenil para que creyésemos en un mundo mejor por llegar.

Caminantes paralelos de nuestro transitar por el colegio, donadores de sonrisas y de esperanzas, de enseñanzas académicas, nuestros catedráticos que se desprenden de sus propias tristezas, para regalarnos días de intensos colores, con sabor a triunfos esperanzadores y es que lógicamente por seres humanos con una diversidad de pensamientos con un solo fin académico, ser constructores de nuestras victorias.

En cada uno de nosotros, nace, crece y florece un profundo agradecimiento eterno a su desinteresada compañía y guía en nuestra hermosa juventud. Su presencia está dibujada en nuestros corazones con tinta indeleble, les deseamos todos los estudiantes del colegio San Agustín.

¡Feliz Día del Maestro!

1 Response

Leave a Reply